© 2017 Diario La Juventud

Nueva York 1326   Montevideo-Uruguay  

Tel: (00598) 2924-7971 / 2924-9418   CIDESOL S.A.

redaccionlajuventudweb@gmail.com

Columna Elecciones departamentales

28/01/2020

Por Gonzalo Abella

 

La Unidad Popular es el embrión de la herramienta política que necesitamos. La estamos construyendo para dar nuestro aporte a la batalla definitiva entre los pueblos y el imperialismo. En el complejo escenario en que nació, la UP se esfuerza por desenmascarar las falsas confrontaciones entre la extrema derecha en ascenso y la socialdemocracia domesticada y sometida. Al mismo tiempo estudia cuidadosamente los matices entre todos los actores políticos actuantes.
Por ahora la UP es numéricamente pequeña, pero su potencialidad es ilimitada, y eso lo saben todos. Construirla exige un Programa sin concesiones y una estrategia coherente. Al mismo tiempo, en situaciones adversas, es necesaria la máxima amplitud táctica para aprovechar todas las grietas que encontramos en un Estado cada vez más dependiente de las trasnacionales, cada vez más entregado a la estrategia militar y política del imperialismo.
Lo esencial del trabajo político es su inserción en las luchas del pueblo. Conocer, acompañar, participar y (allí donde sea necesario) organizar la lucha social y ambiental. Esto debe complementarse con el desarrollo de una adecuada red de difusión e intercambios, para que el pueblo vaya identificando los nexos entre cada una de sus aspiraciones concretas y el Programa de la UP.
Si esto se hace bien, la agudización de la lucha de clases (que será inevitable) se corresponderá con el fortalecimiento de la UP.
En un Sistema Legal injusto y discriminatorio como el nuestro, las batallas electorales cobran gran importancia. En las presidenciales de Octubre tuvimos un doloroso retroceso, pero esta batalla nos dio enseñanzas extraordinarias. Creo que las estamos asimilando.
En mayo llegan las elecciones departamentales. Son 19 batallas simultáneas y muy diferentes entre sí. El Sistema Electoral absurdo que sufrimos preestablece que la mitad más uno de los integrantes del órgano parlamentario departamental electo serán del Partido más votado, aunque haya vencido por un solo voto. Por ello, para los partidos opositores, acceder a un cargo departamental requiere más votación porcentual que en las nacionales. Para nosotros este es un escenario aún más adverso. ¡Pero aún así, vale mil veces la pena el esfuerzo! ¡Aún así es imprescindible transitarlo!
En primer lugar, el simple hecho de presentarnos nos abre un resquicio (muy desigual, es cierto) para enviar nuestro mensaje a vecinos que nos oirán a partir de su realidad concreta. En segundo lugar, nos obliga a profundizar el conocimiento de las realidades locales. En tercer lugar, nuestra propaganda ayuda a explicar la relación entre los problemas locales y los grandes temas programáticos nacionales. Pero además, nos permite profundizar y perfeccionar nuestra propia organización local, cuya misión política estratégica va mucho más allá de lo meramente electoral.
No tenemos recursos materiales, pero contamos con un “núcleo duro” militante que no se doblegó ante los reveses ni las adversidades. He sido testigo de su lúcida, silenciosa y humilde entrega, y hoy de su firme reinserción en sus puestos militantes. Además tenemos una ventaja nueva: la experiencia parlamentaria, una actividad de cinco años de total coherencia e inmenso aprendizaje.
Hay una razón adicional para esta batalla de las departamentales. Ahora volvemos a ser un “partido sin representación parlamentaria”. Pero con nuestros 20.000 votos somos parte del honor, el cerebro y la conciencia de nuestro pueblo. Por ello, la alegría se ha recuperado. De cara a todos los huracanes que nos esperan, ya somos invencibles.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Noticias destacadas

Civiles vuelven a sus casas en las ciudades de Hayan y Hereitan

1/10
Please reload

Noticias recientes