© 2017 Diario La Juventud

Nueva York 1326   Montevideo-Uruguay  

Tel: (00598) 2924-7971 / 2924-9418   CIDESOL S.A.

redaccionlajuventudweb@gmail.com

Columna ¿Cómo definiría usted al Frente Amplio?

14/06/2019

 

Por Gonzalo Abella
Precandidato a la presidencia de la República


“Yo quería comentar y poner en común una pregunta que se me hace muy a menudo y que, este lunes pasado se me hizo con mucho más concreción.
A veces me preguntan qué pienso yo de los otros partidos; pero el otro día el periodista fue mucho más incisivo y me dijo: ¿Cómo definiría a usted al Frente Amplio?
Definir a los otros partidos, con todo respeto pero desde el punto de vista de cómo los vemos, me parece que es un elemento muy importante porque entendiendo a los demás, las diferencias con los demás, nos entendemos mejor nosotros mismos.
¿Cómo explicar? ¿Cómo explicar que el Frente Amplio, que en algún momento resumió las esperanzas de toda la gente que quería un cambio, hoy se ha transformado en un mecanismo al servicio de los intereses internacionales, del saqueo de la patria? ¿Cómo explicar ese viraje?
La primera cosa que un debe entender -me parece a mí- es que el Frente Amplio no es una excepción en el mundo de hoy. Hay un fenómeno mundial; los dueños de las riquezas, los que necesitan nuestras riquezas, los que vienen a saquearnos, los que vienen a someternos, los que nos meten la deuda externa, los que bancan el latifundio y son dueños de los nuevos latifundios, toda esa gente cuando hay una oposición que los enfrenta con lucidez, una oposición popular, dan un Golpe de Estado. Pero mucho más económico que un Golpe de Estado es comprar a los dirigentes de la oposición; no hay nada que no sepa hacer mejor el capitalismo que comprar.
Y realmente en América Latina, si uno observa el viraje de desde los años ’70 del siglo pasado hasta hoy, uno ve como ha habido un lento viraje de la dictadura abierta, de las dictaduras que hicieron los crímenes más atroces, a un régimen de apariencias democráticas en algunos casos, de democracia formal auténtica en otros -como en el nuestro-, pero todas son democracias tuteladas, es decir, democracias vigiladas desde los dueños de la riqueza, desde el BM, desde los mecanismos financieros de opresión.
Estas democracias tuteladas, que algunas son tan crueles como las dictaduras abiertas, son democracias fantoches como puede ser la de Guatemala o como puede ser la de Haití, democracias que siguen usando los mismos métodos brutales de la dictadura; y otras democracias que desde el punto de vista estricto del derecho ciudadano se avasallan los derechos populares pero no se avasallan los derechos personales al pataleo, como es el nuestro.
En ese sentido, se puede pasar de la dictadura abierta a las democracias  tuteladas con toda tranquilidad cuando ha habido un control de los voceros de los partidos políticos que antes se decían de izquierda y que ahora pueden ser apaciguados, pueden ser desviados, pueden ser comprados, pueden ser sobornados y tentados con una vida suculenta para sus nuevos dirigentes.
Es decir, si el capitalismo lo que sabe hacer mejor es comprar, si entiende que hasta la conciencia humana es mercancía con valor de cambio y valor de uso, bueno, si nosotros podemos comprar -razonan ellos- a los jefes de la oposición, nosotros ahí podemos neutralizar a la oposición controlada por sus antiguos dirigentes, que tienen toda un trayectoria, que de palabra siguen diciéndose ser los herederos de los mejores sueños del pasado.
Para eso es necesario que estos partidos políticos que eran de izquierda no cambien su discurso de izquierda; que mantengan un discurso de izquierda, tienen que mantener esa propuesta, esas promesas, pero al mismo tiempo no tocar la propiedad privada y dar luz verde al capital internacional para que nos saquee y nos contamine a troche y moche sin que nadie diga nada. Y tratar de incidir como izquierda dominada, como izquierda domada, en las organizaciones sociales y en sus cúpulas para que tampoco desde el movimiento social haya propuestas y protestas.
Repito: es un fenómeno mundial. Pasó con la llamada socialdemocracia a comienzos del siglo XX, después la ola revolucionaria barrió con todo ese oportunismo, y volvió a pasar en Europa después de la Segunda Guerra Mundial y se acentuó cuando los mal llamados Partido Comunista italiano y español pasaron a autodefinirse primero como eurocomunismo, renunciando a los cambios radicales en la sociedad, a la socialización de los medios de producción, y después transformándose en partidos demócratas de derecha con el leve matiz asistencialista – clientelista, que es el mismo camino que décadas después tomó, desgraciadamente, la cúpula blindada de nuestro Frente Amplio.
Entonces  si nosotros tuviéramos que definir qué es hoy el Frente Amplio: es la herramienta del BM, es la herramienta de las transnacionales para frenar toda protesta de fondo, para frenar todo cuestionamiento al capital transnacional, al capital que nos saquea desde afuera, para disimular la crisis ambiental, para disimular el despojo a los trabajadores, manteniendo un discurso donde se habla para un futuro más o menos inmediato, una mejora en el horizonte de la gente y los pequeños logros que sí han hecho transformarlos en logros gigantescos, agigantarlos a los efectos de disimular la entrega de la soberanía, la desesperanza, el aumento de la violencia social, el aumento del desempleo, la desindustrialización que en realidad están generando.
Eso es en lo que se ha transformado la cúpula del Frente Amplio: una la herramienta uruguaya de los poderosos del mundo para mantener la inequidad, para mantener el sometimiento.
Ese discurso de hablar todavía de justicia social, de hablar y poner en el papel todas las leyes de equidad de género, de matrimonio gay, todo aquello que no toque la propiedad, lo que llaman la nueva agenda de derechos, que es vieja porque son reivindicaciones de todos, pero se trata de separar de la dependencia económico – financiera, ese discurso de la nueva agenda se complementa con otro: ah, lo otro ya es imposible, son sueños sesentistas, es de otra época. Todo lo moderno es moderno menos enfrentar a las transnacionales, eso es sesentista; en este momento no se puede, somos un país pequeño, ¿cómo vamos a enfrentar a las transnacionales?
Es gracioso, porque estas transnacionales son las herederas de aquel capital inglés que alguna vez nos oprimió y al cual el gobierno Batllista les nacionalizó los ferrocarriles. En ese momento poco menos que se habló que iba a venir una invasión inglesa ¡y no pasó nada!, porque no estamos planteando en este momento todavía una revolución de verdad que socialice los medios de producción; estamos apoyando a una industria nacional, con recursos propios, que mantenga la relación capitalista en las empresas que generen trabajo en tanto sean nacionales, y que impulsen industrias en el campo que también pueden ser en parte de propiedad privada, en la medida que nosotros logremos reactivar la industria nacional, acabar con la primarización de las exportaciones, generar una industria descentralizada donde la industria se instale -sea una curtiembre o una fábrica de calzados- en el territorio directo donde están las materias primas necesarias, que no venga todo a Montevideo, hacer jugar al Instituto Nacional de Colonización el papel que por ley le corresponde.
Nosotros estamos planteando algunas medidas realistas para enfrentar la política devastadora del Frente Amplio, y lo que prueba nuestro Diputado en cada momento es que más allá de las medidas de fondo que planteamos, sabemos encontrar en cada momento para el contexto que estamos y analizando realistamente nuestras fuerzas que otro camino es posible empezando por las pequeñas cosas, aquellas pequeñas cosas que siendo nosotros minoría si sintonizan con un movimiento popular fuerte, con necesidades sentidas de la gente, las llevamos adelante con grandes posibilidades de éxitos. Y estos pequeños éxitos van a desmantelar el discurso principal del actual Frente Amplio, que nada de otro camino es posible; y lo vamos a desarmar.
Pero insisto: si yo quiero definir lo que es hoy el Frente Amplio -como podría definir a los demás partidos-, tendría que decir que es una herramienta… su cúpula blindada, ¡por favor! no estamos hablando de su militancia frenteamplista que es nuestra hermana y que el año que viene vamos a estar hombro con hombro con ella peleando contra el ajuste fiscal y peleando por los derechos de los trabajadores; no estoy hablando de la militancia sino de esa cúpula blindada… Esa cúpula blindada la vamos a desmantelar en su falsedad que no existe otro camino logrando dar los primeros pasos en ese otro camino. Y desenmascarando además a los que se proclaman cambio dentro del cambio con el único fin de quitarnos votos, de arrastrar votos de descreídos y de desesperanzados al cauce del modelo neoliberal con asistencialismo social que se nos impone.
Todo este fenómeno tan del Frente Amplio que podríamos llamarle a este cambio dentro del cambio, falso, de gente que termina votando lo mismo, podríamos llamarle el fenómeno constansismo, porque es el camino que en algún momento generó la senadora Constanza Moreira… quizás en la historia pase a llamarse constancismo… que también es parte del mecanismo del Banco Mundial para impedir los cambios de fondo.
Seguiremos hablando de esto pero me parecía que el desafío que me hacía el periodista de definir al actual Frente Amplio, exigía una reflexión sobre la metodología y sobre el contenido esencial de la transformación –desgraciadamente-, de la regresión total de la cúpula del actual partido de gobierno a un servilismo total a las transnacionales, como se expresa en el convenio con UPM 2 que permite a una empresa extranjera hasta meter las garras en nuestro diseño curricular, el tren de la muerte que va a llevar venenos para el norte y pasta de celulosa para su puerto en el sur, para desarmar el discurso de la nueva agenda que trata que no miremos la vieja agenda de la pobreza y de que no se puede acabar con la pobreza metiéndose con la riqueza, que eso es lo que no dicen, y el discurso -repito- de que lo que nosotros planteamos es de otra época cuando en realidad nunca fue más vigente, nunca fue más de esta época y del futuro inmediato la propuesta artiguista, la propuesta agraria, la propuesta de industrialización social, la propuesta de una educación que vuelva a recuperar valores, la propuesta de un país de puertas abiertas nunca fue más imprescindible que en el momento actual en que estamos buscando un futuro mejor para todos los Orientales.
Seguiremos hablando de nuestro Programa, de lo que nos diferencia esencialmente también de esa coalición blanca, colorada e independiente que en esencia son continuadores del mismo modelo económico financiero”.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Noticias destacadas

EL MAS exige garantías para sesión parlamentaria en Bolivia

1/10
Please reload

Noticias recientes
Please reload

4/5/2019

Please reload