www.diariolajuventud.com

La ley anti lavado “es un mamarracho”

 

Según Gonzalo Fernández, y cualquiera que haya mirado los informativos este año.
El ex catedrático opinó que esta ley así como las de drogas, corrupción, pornografía y trata de personas “las elaboran expertos internacionales que no pertenecen a ninguna universidad”, consignó ayer el portal de El Observador. 
El ex catedrático de Derecho Penal, Gonzalo Fernández, afirmó que la ley integral de lavado vigente desde enero de este año “será muy rimbombante pero es un mamarracho”. En una conferencia que dio en el Colegio de Contadores, Economistas y Administradores del Uruguay en el marco de sus 125 años, el penalista dijo que las nuevas leyes en Uruguay las elaboran expertos internacionales sin formación.
Con “el diario del lunes”, luego de los millones del argentino Balcedo, las reuniones del ex presidente de ALUR con el blanqueador de dinero del PP español y el pedido de captura de 5 inversionistas en Uruguay vinculados al blanqueo de dinero para coimas del escándalo de corrupción más grande del continente, no es preciso ser ex catedrático para darse cuenta que la legislación respecto al lavado de activos en nuestro país es un mamarracho.
“Hubo una época, feliz, en que en este país las leyes -sobre todo las penales- las elaboraban catedráticos y así aparecían leyes sistematizadas. Estas leyes nuevas - y cuando hablo de estas leyes nuevas les digo ley de drogas, corrupción, pornografía, prostitución infantil, trata de personas- las elaboran expertos internacionales que casi sin excepción no pertenecen a ninguna universidad, por lo cual uno no sabe de dónde proviene su experticia, pero que están en el negocio este de elaborar leyes. Cuanto más complicadas mejor porque después necesitan leyes complementarias o decretos reglamentarios que aclaren lo que oscurecen y las elaboran mal”, dijo.
¿Con Gonzalo Fernández estaríamos mejor? El ex secretario de la Presidencia durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez y ex canciller, también fue quien asesoró al Parlamento Nacional para que derogara una Ley y posteriormente sugirió lo propio por ciertos artículos que quedaban en desuso, y que finalmente motivaron que fueran inimputables los acusados del grupo Peirano por el caso del Banco Montevideo, de quienes él y su esposa estuvieron vinculados a su defensa.