A+ A A-

“Acá hubo responsabilidad y grandes errores históricos que son levantados como hazañas”

Rate this item
(1 Vote)

Con motivo de un nuevo aniversario de los comunicados 4 y 7 de las Fuerzas Armadas, del 9 de febrero de 1973, la mañana de la 36 realizó una mesa redonda con el dirigente del 26 de Marzo, Fernando Vázquez. Junto a María de los Ángeles Balparda, Diego Martínez y Hernán Salina, Fernando Vázquez dijo que es un tema sobre el que ha habido siempre una operación histórica de olvido, “resultadode las políticas que toma la izquierda y sobre todo la derecha en el país”. Febrero del 73 es el momento donde aparecen los militares como protagonistas en el país con un pronunciamiento político dijo y recordó que “el ascenso de las FFAA fue habilitada por mandato constitucional, pero sobre todo por la necesidad histórica de la oligarquía en la lucha antiguerrillera y de freno al movimiento popular en ascenso, como se dio a partir del ‘68, donde se radicalizan los conflictos obreros y el gobierno de (Jorge) Pacheco que asume un proceso militar de presión contra los trabajadores y estudiantes “Los comunicados 4 y 7 surgen públicamente en febrero, y allí también hubo una polarización de la izquierda, explícita e implícita”, afirmó.

 

María de los Ángeles Balparda: Seguimos con el tema, se le ha puesto nombres incluso a febrero, al febrero caliente, febrero amargo, de todo, por lo que pasó en el año ‘73 con los comunicados 4 y 7, que para mucha gente de determinada edad eso significa mucho. Y otros se van olvidando, hay posturas políticas, no pensemos en otra cosa.

Pero está con nosotros aquí para reflexionar sobre el tema y para recordar la historia, Fernando Vázquez, dirigente del 26 de Marzo que por cierto en aquella época era militante político de primera línea también y que en estos temas puede ayudar mucho conversar para entender.

Buen día.

 

Fernando Vázquez: Buenos días, saludo a toda la audiencia.

Como estamos todos los años por acá con estos temas que hay que reverlos siempre, reverlos en el sentido de ponerlos arriba de la mesa, pero tienen mucha contundencia. El tema es que ha habido siempre, tú lo nombrabas recién, yo creo que una operación histórica de olvido, resultado de las políticas que tomó la izquierda y sobre todo la derecha en el país.

 

 

MAB: Exactamente.

Aparecían los militares como protagonistas políticos, que no era común, hasta esa época los militares habían arrancado un tiempito antes porque los mandó el gobierno, el poder civil los mandó al control de la subversión y ahí aparecen, pero estos comunicados capaz que para mucha gente tampoco es sabido de qué se trata, son comunicados con pronunciamientos políticos, con una evaluación de la situación y pronunciamiento político.

 

FV: Sí, el ascenso de las Fuerzas Armadas en el país fue habilitado, lo primero que hay que decir, por mandato constitucional pero sobre todo por necesidad histórica de la oligarquía en la lucha antiguerrillera. Y de freno también del movimiento popular en ascenso como se dio, para poner una fecha, pero en los últimos años del 60 donde se radicalizan los conflictos obreros y donde el gobierno de Pacheco asume un proceso militar de represión contra los trabajadores, militarizaciones y contra los estudiantes también que éramos muy fuertes en ese momento.

Yo creo que es para ir directo al grado, el tema de los 4 y 7 como se habló acá que surgen públicamente en febrero 73, done ya existía un protagonismo muy fuerte de las Fuerzas Armadas, sobre todo a partir de la lucha contra el MLN, antiguerrillera y por las dimensiones que fue tomando eso.

Claro que en el momento también había otros procesos donde intervenían las Fuerzas Armadas también como el caso de Perú, para ponerlo más claro, Bolivia con Torres, Velasco Alvarado.

 

 

Hernán Salina: ¡Estos son comunicados emitidos directamente por las Fuerzas Armadas?

 

FV: Sí.

Y eso polariza a la izquierda, a algunos explícitamente y otros implícitamente. Porque el Partido Comunista, por ejemplo, fue explícito, hubo una editorial de El Popular donde, a pesar de que estos comunicados iban contra la doctrina marxista leninista, contra los comunistas, contra los revolucionarios, a tal punto fue así que eso levantó un gran debate y hubo un gran olvido histórico. A nuestro juicio eso fue un gran error histórico del Partido Comunista, y a otro nivel pasaba con el MLN que estaba negociando dentro de los cuarteles, por lo menos sus dirigentes. Digo, hay que ver el marco.

 

 

MAB: Cosa que se sabe después, pasado mucho tiempo.

 

FV: Claro, explícitamente sí se sabe después.

Y después había otro elemento que era el cuadro político porque estábamos en la víspera de lo que fue el golpe después, la eliminación del Parlamento, 4 meses después.

¿Entonces, qué pasa? Esto desata una gran intervención parlamentaria y donde el tema se puede decir que llega hasta nuestros días, el problema es que se saca de la agenda un tema que es el centro de lo que iba a desenvolverse después con la acción de los partidos, con el movimiento de masas y con la táctica y la estrategia que iba a llevar la izquierda. Porque a partir de ahí no sólo hubo una gran represión, con el golpe, todo lo que significó y la dictadura, etc., sino que además un cambio histórico en las orientaciones estratégicas de la izquierda. Porque eso se puede plasmar, lo podemos ver hoy, desde el punto de vista político hoy, hay gente que no se explica, por ejemplo, qué pasó con la izquierda o con el Frente durante todos estos años. Pero cuando te ponés a investigar a fondo y a ver los alcances, hoy se habla de privatizaciones naturalmente, se habla de las relaciones con EE.UU. naturalmente, se habla de las relaciones de mandar tropas a Haití naturalmente, todas cosas que no estaban ni ahí en la agenda, en el programa o en las definiciones políticas de la izquierda.

Entonces, yo creo que ese fue un tema, no fue una inocentada ni un proceso que nadie se dio cuenta en las direcciones, porque había direcciones con mucho desarrollo ideológico para lo que era la época, muchas proyecciones en la táctica marcaron de alguna forma el camino y lo que pasó obviamente en todo ese proceso fue, si hoy lo miramos objetivamente, fue una capitulación de las ideas y del legado político.

 

 

MAB: Y además hay una connotación que tiene que me parece que es muy importante, que era una época en que el pueblo estaba organizado y movilizado, ocupaba fábricas, liceos, facultades, hacía manifestaciones, se quedaba en la calle días y días sin retirarse. Y en ese ambiente se hacía llegar la versión de que había “milicos buenos”. Ojo, miren que parece que allá aparecieron unos militares con posiciones, yo no sé si en esa época se diría progresista, no me acuerdo.

 

FV: No, eran los peruanistas.

 

 

MAB: Ahí hay unos militares buenos, como que vos tenías que esperar en la lucha aquella, ¿qué te ibas a jugar en la calle a las pedradas si estaban los militares con todas sus armas y sus petates volcándose hacia este lado? Eso es muy peligroso, haber hecho eso es una responsabilidad muy gruesa.

 

FV: Además hay un elemento, Ángeles, que hay que ubicarlo también, esto se da en medio de grandes luchas y de poca definición, es como cuando venía entrando a la cancha y resulta que ya estaba el paquete, se da cuenta uno con el devenir histórico, atado en las cuestiones principales.

Entonces, el movimiento de masas siguió su curso, siguió luchando, con la huelga.

El 26 de Marzo, que es por lo que podemos hablar nosotros, siguió planteando que estaba en contra de los 4 y 7. Acá hubo un acto a fines de  febrero, en el marco del primer aniversario del asesinato de Íbero Gutiérrez que fue en el teatro ‘El Galpón’, y hablaron los dirigentes del 26 de la etapa y ahí se leyó una declaración un pronunciamiento contrario a este proceso. Ahora, claro, quedó apagado, porque además dentro del MLN o dentro de todo el proceso que abarcaba el 26 y el MLN en ese momento, había otros intereses y había también otra discusión, ya se estaba discutiendo liquidar el MLN y el 26 de Marzo entre otras cosas.

 

 

DM: ¿Y por qué hubieron posiciones antagónicas, una de apoyo al comunicado 4 y 7, una visión casi de respaldo y de acompañar a esos supuestamente militares buenos, y hubo posiciones como la del 26 de enfrentar esos comunicados, enfrentar ese intento de engaño?

 

FV: También hay que decir que hubo algunos sectores que fueron de la prensa, creo que fue Marcha en ese momento, donde editorializó en contra. Digo, lo menciono porque desde el punto de vista de opinión era importante.

¿Pero, digo, por qué? Yo creo que acá hay una lógica de las propias tácticas de la izquierda. En ese momento el Partido Comunista, de alguna forma el Frente Amplio también, trató de involucrar en una salida de freno, de golpe pero una visión mecánica o mesiánica de lo que eran algunos procesos que los tenían en la cabeza, pero que acá no se estaban dando. Porque las Fuerzas Armadas, la policía, los organismos de inteligencia estaban atrás de los comunistas, primero los Tupamaros, después los comunistas, después el movimiento obrero y había negociaciones, esto está escrito ahora, lo han dicho.

Entonces, en ese marco el movimiento de masas queda suelto.

Por ejemplo, yo voy a decir una cosa, el 26 en el 72 creció, multiplicó la fuerza, pero multiplicó la fuerza en serio, cayeron como 4 o 5 direcciones. Después nos enteramos que dirigentes que hoy se ponen como héroes como Huidobro fueron responsables de la sacada de miles de militantes para afuera del país.

O sea, no es que no hubiera ganas de luchar, hubo un plan de desarticulación que funcionó en el marco de una gran represión política.

Entonces, eso es lo primero que hay que ubicar, porque si no se ubica eso, bueno, se equivocaron, fueron malos, ingenuidad. No, acá hubo responsabilidad y grandes errores históricos que después son levantados como hazañas. Y eso hay que traerlo también a la vida política de hoy cuando se lucha por verdad y justicia, por una política económica distinta, porque hoy hay gente todavía que no entiende por qué pasa lo que pasa con la dirección del Frente o con la dirección de otros partidos, estoy hablando del MLN, del Partido Comunista, etc.

Señores, porque están pensando otra cosa. Y eso algunos lo hicieron abruptamente adentro de los cuarteles y otros lo hicieron en un largo proceso consciente o inconsciente, pero que hoy es consciente. Entonces, los procesos no registran si vos sos consciente o inconsciente, registran los hechos. Y hoy se puede decir, el Frente, ¿qué es lo que va a registrar en la historia? Y que el Frente ya no es más una fuerza de izquierda, digo, en su orientación, en su dirección, otra cosa son las intenciones.

 

 

MAB: Hace un tiempo, cuando fue algún aniversario más redondo de estas fechas, del golpe de Estado, la dictadura y todo eso, salieron publicaciones, yo por lo menos no las conocía de antes que hubieran sucedido esos hechos, me acuerdo el dirigente Telman Borges explicando cómo en fábricas ocupadas de aquella zona, de Maroñas, de zonas que eran fabriles en aquella época, que se ve que él trabajaban en esa zona, llegaron a organizar manifestaciones que salían de la fábrica ocupada rumbo al cuartel a hablar con los soldados y a tratar de volcar a los militares, hermanos y todo eso. Qué responsabilidad hacer cosas como esas ¿no?

 

HS: Telman Borges, por si alguien no se acuerda, uno de los principales dirigentes del Partido Comunista y a nivel obrero particularmente.

El 11 de febrero del 2011 la Radio emitió un mensaje de la 36 que habla de todo esto y donde están los textos de los dos comunicados 4 y 7 que después vamos a colocar el link, la dirección en Facebook, en Twitter, no son tan extensos pero no sabemos si nos dará el tiempo de leer los comunicados 4 y 7.

El 4 era leído en una cadena de radio y televisión a las 10:30 de la noche de ese 9 de febrero de 1973, las Fuerzas Armadas hacían cadenas, no ya el presidente. En realidad no son las Fuerzas Armadas porque cuando decimos el concepto decimos las 3 Fuerzas, acá no estaba la Armada, figurando al menos en los comunicados. Está el del Ejército que es Chiappe Posse, que era el agregado militar de Uruguay en EE.UU. y se vino a desplazar a Ramón Trabal que es un militar clave en todo esto, que después fuera asesinado en París. Quedó él al frente del Ejército y está la Fuerza Aérea, pero no está la Armada que ese 9 metió los tanques en la Ciudad Vieja y todo eso.

Pero yo veo un punto nomás que dice, Fernando, el comunicado 4: "extirpar toda forma de subversión". Porque habla de eliminar la deuda externa opresiva, que uno podía leer eso y decir, ¡vamo’ arriba!, pero el punto "i" del comunicado 4 y 7 dice: "extirpar todas las formas de subversión que actualmente padece el país". Y eso es lo que generó buena expectativa en parte de la izquierda.

¿Porque la subversión qué era en ese momento?

 

 

MAB: La subversión era el pueblo.

 

FV: Si habrá sido así, que fue una decisión central de las organizaciones políticas de la izquierda en ese momento, sobre todo el Partido Comunista, el MLN estaba en otro proceso más preso pero participó en esa negociación también, los dirigentes.

Ahora, a qué me refiero, vos fijate, 10 o 12 años después nosotros volvimos del exilio después de un largo periplo que es otra historia, había pintadas en el país que decían "queremos 4 y 7".

Yo digo, ¿qué tendrá que ver? Pero después, claro, tenía mucho que ver, porque fue un hilo conductor del proceso de negociación. Porque si vos miras ese comunicado, ¿qué fue lo primero que se nos ocurrió? Siendo nosotros, en nuestro nivel dirigíamos también porque, dentro del movimiento estudiantil, un movimiento muy desarrollado en ese momento y el 26 había crecido mucho. Y nos marcó la 70 también, de la Columna 70.

Ahora, vos fijate, "queremos comunicados 4 y 7" cuando ahí, una de las cosas que ustedes leían recién, hablaba contra el marxismo leninismo. ¿Qué quiere decir si vos querés eso? Que ya no sos más marxista leninista. Es tan sencilla, hasta por analogía sale.

Entonces, no se pueden hacer justificaciones de lo injustificable, por lo menos eso es lo que enseña el marxismo, juzgar con la verdad histórica.

El 26, lo vamos a decir clarito también, no se calla más en estos procesos porque sino nunca vamos a entender la historia aunque nos cueste un buen tiempo más, pero acá, una de las primeras cosas que aprendimos entrando a militar en política en el 26 fue decir la verdad, al pueblo hay que decirle la verdad. Y si hay errores, bueno, se dice cuáles son los errores, pero hay errorcitos y hay errores, no es lo mismo un muchacho que tiene 18 años a otro que tiene 40 años militando o está en una dirección política orientando el trabajo político y hablando todos los días de lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer.

Entonces, en un momento donde el 26, lo repito nuevamente porque a veces no hay dimensión, crecía toda la izquierda, porque crecía el Frente, crecía la influencia de los trabajadores, los partidos obreros y crecía también el 26 de Marzo y el MLN.

¿Pero por qué? Porque había condiciones históricas en el país y esto, el tema de los comunicados 4 y 7 también hay que verlo como una estrategia de los mandos militares para llegar al poder con cierto, yo no diría apoyo porque el apoyo social y político fue muy reducido, pero los apoyos implícitos fueron amplios, porque nadie se mantiene en el poder si sólo tenés el apoyo de las armas. Podés mantenerte por un tiempo.

Entonces, acá hubo elementos como este de los 4 y 7 donde se hablaba de un desarrollo, yo qué sé, al Goyo Álvarez lo presentaban como un nacionalista, (...) importante de las Fuerzas Armadas y después fue presidente de la República durante la dictadura. Y todo el mundo sabe en lo que estuvo involucrado.

Todo esto mientras la represión seguía, las desapariciones, los muertos, la tortura. Entonces, hubo como un doble proceso, que esto es una de las cosas que también, ni el Partido Comunista ni el MLN lo ha reconocido históricamente.

Después, a partir de eso aparecen otras teorías también, otras teorías en el sentido histórico que ya estaban afuera, porque en el 72, 73 nadie hablaba de salidas democráticas ni de democracia avanzada, son teorías eurocomunistas pero que en realidad venían ya de una degeneración de los temas del marxismo, o del marxismo leninismo.

Hoy se puede decir que ha pasado mucha agua abajo del puente, pero hay temas históricos, que yo leo las cosas que se publican ahora y las historietas que cuentan de las cárceles, de los cuarteles, y bueno señores, acá hay que poner estos temas arriba de la mesa también.

 

DM: Fernando, ¿pudo haber habido confusión, pudo haber habido ingenuidad de quienes apoyaron el comunicado 4 y 7?

 

FV: Acá hay que diferenciar y razonar una cuestión que es clave. Más cuando había un desarrollo importante de las fuerzas políticas, de la unidad de la izquierda, de crecimiento, que es el tema del poder y el tema concreto de las Fuerzas Armadas. Porque una cosa es que haya militares, porque los hubieron, generales, el caso de los papeles de Licandro, Seregni en su momento, hubo coroneles, hubo en todas las armas, en la Armada, fueron duramente reprimidos porque integraban organizaciones de izquierda o del campo popular, se opusieron directamente a la represión, pero ese es un aspecto de la cosa que es muy importante.

Pero otra cosa es desconocer que dentro de esas instituciones que son para reprimir y para servicio del capital nacional e internacional y mantener el poder, vayan a surgir políticas como estas sin que nadie, subordinando la táctica del movimiento obrero a este proceso en función de salidas democráticas o de que hay sectores democráticos. Digo, nunca puede ser así ¿verdad?

Yo voy a poner un ejemplo que es más reciente, el caso de Chávez, Chávez se puso al frente y ninguno de estos militares se puso al frente, se pusieron al frente para darle palo a los sindicatos y al movimiento obrero y a los estudiantes y a las fuerzas políticas que se oponían, no para otra cosa. Y para el Plan Cóndor y para secuestrar por todos lados.

Y tampoco nos sacamos responsabilidad en este tema, nosotros estuvimos al frente de las movilizaciones que hubo en el 72, 73. ¿Pero en qué sentido?

Yo qué sé, el 26, por ejemplo, en pleno 72 a nivel estudiantil donde estábamos nosotros levantó una política que fue muy combatida también en su momento, pero como había tanta fuerza no se podía parar. Que era la lucha por los presos políticos que ya existían, porque algunos, vos lees ahora y aparecieron en el 73 los presos políticos. O ponen cuando te dan algunas pensiones y eso, para unos después del golpe, otros antes del golpe, esa política estuvo siempre buscando horadar, eso sí horada la unidad de las fuerzas populares.

Entonces, esos temas yo creo que han estado y que de alguna forma, dentro de las Fuerzas Armadas también hubo una gran persecución porque a los militares vaya si los persiguieron. Hoy se nombró acá el caso Trabal que después fue claro que fueron los organismos de inteligencia, al principio se le echó la culpa al MLN. Nosotros tenemos hasta compañeros que estuvieron presos, se detuvo gente, hubo una gran operación política diciendo que había sido una célula del MLN que había salido a dar, había sido jefe de inteligencia, pero había sido un hombre que había estado ahí, no acompañó a los golpistas en el 73. O sea, había sectores, por eso terminó por allá por París.

Pero digo, sin meterme en estas cuestiones, era un momento fermental, dentro del movimiento obrero, dentro de la Universidad de la República, dentro de sectores que nunca habían participado en las Fuerzas Armadas. Porque hay que ver lo que es que haya militares, digo, nosotros estuvimos presos, no me lo contó nadie, había pisos en el Penal en que había tantos militares que al final, con alguna imagen un poco rudimentaria que podíamos tener a los 21, 22 años, por más que después nos dimos cuenta que alguna responsabilidad arriba teníamos importante, había militares de todas las armas. No sólo militares, también de la policía.

Esto está en la historia, y no uno ni dos ni por equivocación, no, había unos que estaban de un lado y otros que estaban del otro.

Entonces, el tema este de los 4 y 7 fue nefasto. Fue nefasto porque es como poner las condiciones para una negociación luego de grandes golpes contra el movimiento popular que se instrumentaban en esos días. Ya venían, hay que acordarse, al definición del Parlamento de meter al Ejército en la lucha anti MLN fue en el 71, antes de las elecciones, dos meses antes, no me acuerdo bien de la fecha ahora pero si no me equivoco fue en setiembre que venía la reelección y que quedó Bordaberry. Y que hubo una fuga por esa época también, la de las mujeres y la de los hombres también.

Pero, digo, había hechos que conmovían la escena pública, pero la conmovían no a uno o a dos, participaban, porque acá se dice que era un grupito la lucha armada. No, no, qué va a ser un grupito, ya había prácticamente un ejército en pugna en contra del ejército oficial, por eso intervinieron y por eso había gente de la CIA, por eso ejecutaron a Mitrione y había embajadores presos y no sé cuántas cosas más.

Y después hay otra cosa, cuando se habla de estrategias internacionales también hay que ver, qué había pasado en el 67, acá toda la izquierda nacional firmó la estrategia de lucha armada de la OLAS.

Y bueno, después cayó el Che en Bolivia. Y no sólo el Che, era Fonseca Amador, eran los colombianos, eran los peruanos, eran los argentinos y eran los uruguayos también.

 

 

DM: Conversando sobre cómo se posicionan los diferentes partidos políticos en relación a los hechos del ‘73 algunos plantean como que se resistió a la dictadura, a los militares en el poder por la huelga, por la huelga general que se dio a partir del golpe y como que se le quita trascendencia a este hecho, al del apoyo a los comunicados 4 y 7.

¿Cómo se pueden entender estas dos cosas? Recién conversábamos que el 4 y 7 fue respaldado, apoyado por el Partido Comunista y que después se desata una guerra contra los mismos que hicieron los comunicados

 

FV: Sí, yo creo que a los procesos hay que verlos, precisamente en el marco de luchas importantes que se dieron. El quiebre institucional desde el punto de vista político en el país fue un hecho muy importante que se haya liquidado el Parlamento, los partidos políticos, la ilegalidad de los partidos entre los cuales el 26 estaba también, todos los partidos. Y que eso iba a ser revocado en el 85.

Ahora, yo creo que acá hay cosas que son importantes de tener en cuenta porque es como que van en distintos niveles de desarrollo. Una cosa es lo que orientaron las direcciones de esos partidos, los niveles de responsabilidad, las masas siguieron combatiendo. Inclusive hasta sin dirección podríamos decir.

O podríamos decir, regenerando lo que podían de la lucha por los presos, por las libertades, enfrentando la dictadura, en solidaridad. Pero acá hay un proceso donde la izquierda fue golpeada a pesar de los 4 y 7. Porque los 4 y 7 es para entreverar el pastel, para que hubiera gente que dijera que le parecía interesante como fue esa editorial que yo mencionaba de El Popular, Partido Comunista.

Ahora, eso genera una gran confusión, mientras tanto tenés las cárceles llenas, en esa época era el Cilindro, hoy desaparecido también, casi misteriosamente se derrumbó, pero bueno.

Pero estaba lleno de sindicalistas y de estudiantes y de gente cuando se da la huelga. Habían llegado a tener como 700, 800 presos ahí adentro o más.

Entonces, creo que ese es un proceso.

El otro es el que se da con contradicciones evidentes que van a seguir durante todos estos años, pero que en el país ese proceso es cada vez más, porque el caso del 26, gran parte de su militancia estaba dispersa o desaparecida o presa y hubo que reconstruir eso. Y no fue casual que el proceso de reconstrucción fue muy costoso, muy costoso, porque no es lo mismo el Uruguay del 70 o del 60 que el Uruguay de hoy. No, no, claro, si llevamos 40 años de políticas oligárquicas, de Fondo Monetario Internacional y de privatizaciones y de impunidad. Esa es la realidad.

Le pondrán el caramelo que quieran, servirán la mesa que quieran, pero son las cosas que están hoy arriba de la mesa. Los bajos salarios, la situación de los viejos, la desocupación, la desaparición de la industria, y por eso también es que el movimiento obrero ha cambiado y el movimiento popular. Porque no es lo mismo la CNT de hace 40 años que la de hoy, o podríamos decir el Frente u otras organizaciones.

Entonces, el valor histórico del programa es muy importante, porque si vos le preguntás a la gente de los últimos 10, 15 años, no digo todos pero una gran mayoría cuál es el programa de la izquierda, y no sé, dirán que es lo posible, es lo que luchamos algunos de izquierda contra Botnia. ¿Pero la médula del problema dónde está? La médula del problema es que acá ha habido una continuidad histórica desde el 73 para adelante donde las políticas económicas no han cambiado.

Uno de los primeros actos institucionales de la dictadura en materia económica fue los cónclaves de Anchorena en el Nirvana, privatizaron ahí, crearon las bases para desarrollar la deuda, privatizar, liquidar las industrias, yo qué sé, todo lo que ya sabemos, darle garantías al capital y hoy se siguen reuniendo en Anchorena después de 40 años. ¿Para qué? Para garantizar la política económica.

Ahora es el lío que tienen con el presupuesto, con la plata, con esto, con lo otro, con las privatizaciones.

Entonces, no es un problema de una ocurrencia que se nos vino de hablar de los 4 y 7, no, no, claro, hay cosas que definen.

¿Por qué definen? Porque en la lucha de clase, cuando intervienen yo diría que cientos de miles, eso tiene otra calidad. Cuando las clases se enfrentan ¿verdad? Y en el 72, 73, ya de antes, podríamos decir del proceso 68 hasta el 73, fue en ascenso ese proceso. Nunca había habido niveles de participación, de unidad, de lucha armada. Hay gente que lo separa a eso pero es todo lo mismo, después cuando hay lucha armada en otros países la levantan si gana. Nosotros una vez lo dijimos en el Frente, acá son terroristas cuando están luchando, cuando llegan al poder no son más terroristas. ¿Entonces cómo es la historia?

Nosotros tenemos otra visión, vos sos revolucionario cuando empezaste a luchar, y seguiste en minoría o no llegaste al poder como generalmente les pasa a los revolucionarios, o quedan por el camino o mueren o hay una visión distinta, que es la hegemónica, que es la dominante y que si la izquierda hoy levanta un política económica como la de Astori, bueno, qué querés que te diga. ¿Que son de izquierda? ¿Que son revolucionarios? ¿Que van a cambiar el país? No lo van a cambiar.

El otro gran tema que algún día habría que discutir es la operación de engaño sistemático que ha habido para sostener determinadas posiciones. Hoy vos mirás al gobierno, los principales jefes de las Fuerzas Armadas pertenecieron hasta hace poco al MLN, Huidobro, hasta Bonomi en Interior y Astori que es casi un rey ya, no hay quién lo mueva.

¿Pero eso por qué? Porque ha habido una decisión histórica, no de acá, exigencia de los organismos financieros internacionales en que haya continuidad en los equipos del Banco Central aunque cambien los gobiernos. Eso se discutió también allá por los 90.

 

 

HS: Hoy temprano en Radio El Espectador, entre otros, le dedicaron un espacio a hablar de esto. Allí estaba el periodistas que ha escrito varios libros sobre el tema de los militares y el golpe, Alfonso Lessa, y llamaron a Eduardo Platero, dirigente histórico de la CNT, de los municipales. Yo lo tengo identificado del Partido Comunista, él no quiso decir al aire, ahí le preguntaron si "ya era comunista" y él dijo: “Bueno, yo soy un viejo bandido, no digo cuándo empecé a ser comunista ni cuándo dejé de serlo”.

Nunca había escuchado un posicionamiento así de los ex comunistas, pero bueno, por lo menos lo dijo sinceramente, pasó a la clandestinidad su pasado comunista.

Y Diego te preguntaba si hubo ingenuidad en algunos sectores de la izquierda, él manejó otra hipótesis, habló del peruanismo y dijo que era lo posible. Que la alternativa era o estar con Bordaberry  e ir a acompañar a Bordaberry, el padre del Bordaberry de hoy, avisamos por las dudas, a la plaza Independencia que hubo una convocatoria y fueron 200 personas, o la alternativa era esta parece, la de dialogar con los mandos de las Fuerzas Armadas buscando dividirlas. O sea, está lo del posibilismo, de qué era lo posible dice Platero.

 

FV: Sí, esa es una posición histórica, porque había gente que tampoco quería dialogar, mucha gente. Y tenía una idea, más allá de las particularidades de Uruguay sobre las Fuerzas Armadas también, o por lo menos sobre el papel que estaban jugando.

Porque acá hay otra cosa, acá hay gente que dentro de las Fuerzas Armadas pensaba, este compañero que manda y dice sobre el tema de Trabal, es un tema muy delicado, yo no estoy jugándome por nadie pero ahí hubo contradicciones dentro de las Fuerzas Armadas, hay que estar claro, no lo mató el MLN como se dijo largamente en este país.

Entonces, cuando hay intereses por el poder, se resuelven. No sé de qué manera, en general no se resuelven en el Parlamento. En período democrático sí pero en período de fuerza, se resuelven por la fuerza.

Estos son temas que han estado, y yo creo que van a seguir estando en la medida en que no se resuelvan, porque viste que los problemas vuelven con otras caras, cuando no lo resuelve la historia. Entonces, el tema del posibilismo, yo creo que hay que luchar por avanzar, pero no avanzar sólo todos agarraditos de la mano y que es lo único posible y que si Bordaberry son 200 y el otro 400. No, no, si avanzamos desde el punto de vista de clase, desde el punto de vista de los trabajadores, desde el punto de vista de una política antiimperialista en el país, porque sino vamos a estar en la misma calesita. Y los problemas van a estar ahí desde el punto de vista de la instrumentación.

¿Porque acá qué es lo que se jugaba en los 4 y 7? ¿Por qué la derecha militar larga estas cosas? Desde nuestro punto de vista las larga porque tiene que salir en el momento que está dando palo abierto y reprimiendo a todo el mundo, las cárceles llenas, ilegalizando partidos, tiene que salir a mostrar la enagua, por decir de alguna manera, a la antigua, a mostrar algo. Y entonces muestra y entretiene, entretiene.

Entonces, cuando vos crees que estás peleando por algo, te sentás en una mesa de negociaciones, estamos hablando de gente que estaba en la clandestinidad, de gente que estaba armada, de partidos que estaban planteando la insurrección también, porque que no se hagan los distraídos, acá el Frente Amplio, la CNT, sectores de las Fuerzas Armadas, habían planes, esto está escrito.

 

 

HS: Coordinaciones con Seregni y el MLN.

 

FV: Para frenar el golpe, pero que no eran precisamente solo con masas en la calle. Y no estoy agregando nada nuevo, eso también está reconocido. Primero lo pusieron los milicos, pero eso no se precisa ser adivino, está en la historia de este país, está en la historia genuina de miles de militantes del MLN, o del Partido Comunista o de gente que estuvo en las Fuerzas Armadas, muchos de ellos muertos.

Ahora, lo que se hizo después fue otra cosa, ese es el tema. Entonces, cuando nosotros estamos hablando de los 4 y 7, yo creo que hay que decirlo con todas las letras, fue un gran error histórico de lo que era la izquierda más desarrollada en este país y de los que estaban negociando. Estoy hablando del Partido Comunista, del Partido Socialista que eran los que más pesaban, y el MLN que estaba preso y sus dirigentes también hicieron.

Porque sino, ¿cómo se entiende la salida democrática concertada? ¿O cómo se entiende lo que fue la caída del socialismo y la Perestroika? Yo lo quiero recordar, el 26 de Marzo fue el único grupo político de este país que sacó una declaración contra la Perestroika, 89. No escuché eso de ninguna otra fuerza política, y no se precisa ser, porque si después te dicen el partido no sirve, ahora vamos a economía abierta, hay que desintegrar la (...) yo qué sé, no se precisa ser un erudito en marxismo leninismo, porque muchos han quedado por el camino, hablan de marxismo pero después cuando hay que organizar a los trabajadores son otras las consignas, son todas concertadas.

Y después que no nos tiren, porque a veces te tiran, acá sigue instalado un gran debate ideológico, porque hablar de la unidad, hablar de avanzar en democracia. ¿Se avanza en democracia con el MIDES, por ejemplo? ¿Se avanza en democracia pagando la deuda externa? ¿Se avanza en democracia con las privatizaciones? Esto que está pasando hoy hay que ligarlo a los temas históricos también, porque sino, ¿para qué sirve el materialismo histórico? Lo han tirado, lo han dejado en un contenedor para ponerme aggiornado a los tiempos modernos.

Bueno, lo han puesto ahí y siguen, dentro de lo posible, haciendo las cosas. Pero el problema que para construir el socialismo no es dentro de lo posible, hay que hacer lo necesario. Porque liquidar la explotación no es posible, nunca es posible porque siempre tenés una fuerza en contra, si la mirás mucho siempre es mayor que la tuya, no entrás en ese lío. Ahora, el problema es que hay leyes históricas que muestran que el capitalismo estuvo en crisis, está en crisis y la crisis en que está metiéndose es mayor porque hoy involucra a la propia cabeza del imperialismo. Y no estoy diciendo que vaya a caer, porque los peligros son mayores. Como en la medida en que te aproximás y las contradicciones se hacen más, pero hay que estudiar estos procesos.

Una de las grandes cosas que ha hecho la izquierda es no estudiar nunca más nada. Si uno mira a los diputados y a veces te preguntás si fueron a la escuela, pública, a la privada no sé, a la pública, a la que fui yo. No sé si fueron, no sé cuántos libros habrán leído. Porque algunas veces estuvimos ahí, siempre están preocupados cuando juega Uruguay de ir a ver el partido. ¿Qué querés que te diga? Ese no es el país que queremos.

 

 

DM: Fernando, muchísimas gracias por haber estado con nosotros

 

FV: Gracias a ustedes.

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

Polémica instalada que trasciende lo carnavalero

03-02-2017

      Un pedacito de cuplé desató la pol&eac...

Polémica instalada que trasciende lo carnavalero

Convocatorias

Gervasio

Brindis

18-02-2017

Brindis

Plaza

17-02-2017

Plaza

Regalo

16-02-2017

Regalo

Diario La Juventud